De Guatemala a Estados Unidos en motocicleta – I

El Desierto

Hacía poco menos de una hora había cruzado la frontera, las advertencias de No Traspassing habían quedado atrás y ahora tocaba enfrentar el desierto de Arizona, un desierto en el que muchos inmigrantes han dejado su vida. La motocicleta avanzaba lentamente entre la arena a 40 kilómetros por hora, ir mas rápido podría provocar una caída y lo que menos se quiere en estos casos son retrasos innecesarios. La adrenalina fluía por el cuerpo de Luis, hacía una semana que había salido de su natal Guatemala, los recuerdos iban y venían, todo se agolpaba en su cabeza.

 

En el desierto

Semanas Atrás

La idea del viaje a Estados Unidos usando únicamente su motocicleta mantenía inquieto a Luis, ya había repasado una y otra vez en Google Maps la ruta a seguir y había hecho su itinerario de lugares donde descansar.

“Voy a evitar las ciudades y los pueblos grandes” me dijo, la idea era encontrarse con la menor cantidad de oficiales de policía.

“¿Que harás si se termina el dinero?” pregunté, Luis me indicó que ya había dado instrucciones a Paola (su mujer) para que le enviara dinero por Elektra (un servicio de envío de divisas al extranjero).

Luis ya estaba decidido y todos sabíamos que nada lo iba a hacer cambiar de idea, “ya está grande y sabe lo que hace”, “es su decisión”, “que chilero” eran los comentarios que se escuchaban alrededor de los planes de Luis.

Llevaba una caja con herramientas en caso de tener que reparar algún desperfecto mecánico, un poco de ropa, documentos personales, dinero, casco de protección ah! y por supuesto el indispensable mapa impreso directamente de Google Maps.

 

Ruta Guatemala-Estados Unidos

Estuvo unos días en la casa, al hablar con él se percibía la atmósfera que lo envolvía, una atmósfera de emoción, una mezcla de sensaciones, yo siempre le hacía preguntas respecto a su viaje porque a decir verdad algo dentro de mí me empujaba a la aventura.

“Luis se va mañana” dijo mi esposa, “quisiera que le regalaras tu sudadera blanca” a lo cual yo accedí (tiempo después Luis me agradecería la sudadera, “me sirvió de mucho”, me dijo).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s